Gastronomía

Se concibe muy bien que en el transcurso de la comida se busca instintivamente una cierta armonía entre el gusto de lo que comemos y el gusto de lo que bebemos. Estas impresiones alteradas no deben contrariarse o neutralizarse, deben ir en el mismo sentido y en lo posible valorizarse entre ellas. Así, logramos una cierta concordancia entre los aromas y los gustos, lo sólido con lo líquido.

Existen diversas combinaciones, algunas son consideradas clásicas. Pero siempre dependerá del gusto de aquella persona que los combina. Un buen vino puede mejorar una comida que de otra manera sería común. También la sinergia producida entre una excelente comida y un excelente vino es impagable.