La ciudad fortificada de Cartagena



Con playas exquisitas, quien viaja a Cartagena se enamora de su fuerte influencia colonial, conservado en su arquitectura.

Cartagena es reconocida por la UNESCO como Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad, título que merece por su rico pasado, desde que fue fundada por el español Don Pedro de Heredia. La mágia de Cartagena reposa en los cimientos de sus fortificaciones, la calidez de su gente, la riqueza material de su arquitectura y las infinitas expresiones culturales de un pueblo aguerrido y valiente.

La Ciénaga del Totumo, es un pantano de aguas verdosas junto al cual se eleva el volcán de lodo del Totumo. Al lodo de este volcán inactivo, se le atribuyen propiedades curativas. Tiene tan solo 20 metros de altura, cuenta con lodo fluyendo de manera permanente haciéndolo tibio y denso, propiedades que logran que sea imposible hundirse en él. El acceso al volcán está sujeto a una rústica escalera de madera que está instalada en él y llega al punto más alto para allí poder disfrutar de las características curativas del lodo por los elementos contiene su composición química. Podes alquilar un auto en Alamo Rent a Car para llegar al Totumo ya que se encuentra a 40 km de Cartagena.

La península de Barú es una zona costera situada al sur de Cartagena de Indias a 45 minutos de navegación, conocida por sus paradisiacas playas casi vírgenes de arenas blancas, aguas transparentes, bosques de manglares y arrecifes de coral. Dentro del área de la Península de Barú se encuentran una serie de pequeños pueblos que agrupan una población total de aproximadamente 10.000 personas, todos característicos por sus infraestructuras más bien sencillas que mantienen el encanto de una aldea rústica. Entre sus joyas de playas, destaca Playa Blanca, considerado el balneario más importante de la península y una de las mejores playas de Colombia.