RAFTING

Nadie pensaba cuando un grupo de amigos, un poco locos por la aventura, se largaban aguas abajo en el Río Atuel en unas cámaras de camión unidas con cuerdas, que años más tarde, un visionario: José (Tico) Russo traería la primera balsa de rafting y comenzaría lo que hoy en día es uno de los deportes más emocionantes que se puedan practicar en el Cañón del Atuel. Hacer rafting significa, descender ríos rápidos en balsas de goma; por supuesto que con esto no basta, ya que también es necesario un equipamiento adecuado y un guía experto en técnicas de navegación. San Rafael y en particular el Río Atuel en el Cañón del mismo nombre cuenta con todos éstos elementos para que la práctica del rafting sea segura y emocionante, ya que la dificultad en el mismo es de 2 a 3 (en una escala de 0 a 6), esto lo hace apto para toda la familia. Dada la característica geológica del curso del Río los recorridos varían en distancias y en tiempo. Siendo el más corto de 6 km., un intermedio de 10 km., y uno largo de 16 km., los tiempos, de 40 minutos a 2 horas. Para los más temerarios hay otras alternativas, como rafting grado 4 en el Río Atuel, pero a la altura de El Sosneado, o travesías de tres días a lo largo de 100 km., con todo incluido, solo falta decidirse y ser protagonista de su propia aventura.